25 de marzo de 2008

Por qué los medios necesitan una política sobre lo que sus periodistas hacen online

imageHe sugerido antes que es bueno que los periodistas tengan un blog.

Claro, es bueno para ellos.

Pero, ¿es bueno para los medios en los que trabajan?

Según cuenta Seamus McCauley, la BBC acaba de publicar una guía para su staff de periodistas, acerca de lo que es adecuado o no en sus vidas digitales privadas: redes sociales, blogs, Wikipedia, etc.

Como dice McCauley,

"La razón por qué estas organizaciones necesitan una política sobre los blogs (de sus empleados), es que ellos pueden convertirse -inesperadamente- en parte de los contenidos del medio si alguien extraño encuentra algo potencialmente 'noticioso' y lo vincula a la organización para la que el periodista trabaja. Por buenas que sean nuestras intenciones, en la web nuestras vidas son públicas, y cómo las vivimos impacta en nuestros asociados lo queramos o no".

Algo de esto podría haber ocurrido con una pseudo-polémica que quiso sugerir un "Ojos de la Llave" de la última Qué Pasa, a raíz de algo que Consuelo Saavedra publicó en El Medio Blog.

No daba para tanto. Pero es un signo de que más vale estar preparado. En este tipo de cosas, los medios tradicionales tienden a tener una política cerrada y totalmente restrictiva. Creo que es un error, porque no es realista: las vidas de sus periodistas, sus editores y sus dueños ya están allá afuera, online, de las más diversas formas. Por eso, lo mejor es tener una política clara que todos conozcan.

Eso de que "hoy en día todos somos un medio" es en serio.

2 comentarios:

Carlos Valencia dijo...

La necesidad es mayor todavía, porque varios medios planean o incorporan ya el nombre y rostro de sus periodista en sus sitios web. ¿Qué esquizofrenia se crea cuando un periodista tiene un rostro personal y otro institucional en la web?
Saludos
CV

lanobil, dijo...

Eso ocurre porque los medios valoran más las ideologías políticas de los periodistas que la calidad de sus trabajos.
Un saludo y espero que puedas visitarme.