27 de mayo de 2007

LUN Y LA GRAN CONVERSACIÓN

Las Últimas Noticias se propuso ser el diario con el contenido más comentado del país. Ofrecer los temas sobre los que cada día conversan los chilenos.

Sin embargo, en su sitio web, LUN conversa poco con sus lectores.

Posee una de las audiencias online más grandes, sólidas y fieles de Chile. No obstante, no pueden hacer suyo el contenido de LUN porque el diario los obliga ser lectores pasivos: LUN habla, sus lectores escuchan. Eso no es muy “web 2.0”. ¿Y por qué debiera serlo?

La web 2.0 es entregarle los medios a las personas. LUN podría permitirles contribuir y comentar cada item de contenido (incluso el publicitario). Recomendar y rankear noticias. Enviar artículos a amigos más directamente. Poner contenidos LUN en sus propios sitios y blogs. Agregar sus opiniones a las críticas de cine o de TV de Larry Moe. Conversar directamente con los periodistas que hacen las notas o hacerles preguntas a los protagonistas de las noticias. Discutir en foros temáticos.

Incluso, que cada lector tenga su propio espacio personalizado en el diario, con sus fotos, sus videos y sus noticias favoritas, desde el que pueda interactuar con otros lectores, etc.

Es decir, permitirles verse más reflejados en el diario y crear una comunidad –o más bien potenciar la comunidad que ya existe en torno al diario. Esto crea un vínculo indestructible con la audiencia.

Muy probablemente, el futuro del consumo de medios estará en el entrecruce de los generadores de contenido periodístico (como LUN) y de las comunidades que se aglutinan en torno a intereses o contenidos propios (como Fotolog.com). La audiencia es cada vez más una red social. Rupert Murdoch, uno de los grandes barones de los diarios, lo leyó hace tiempo y compró MySpace.com, una de las comunidades online más grandes en EEUU.

Aún en el modelo actual, LUN tiene todo para afrontar este desafío.

Su sitio web es una de las apuestas más interesantes y radicales que hay entre los medios nacionales. No sólo porque, al ocupar la pantalla completa, devuelve algo de la experiencia sensorial de estar delante de una página en papel. Sino también porque esta estrategia le permite, en teoría, sumar linealmente a sus lectores de papel con sus visitantes online, pudiendo declarar más de 600 mil pares de ojos diariamente para la publicidad de sus avisadores.

Esto último no es trivial en absoluto: desarrollar modelos que permitan rentabilizar a los lectores online hoy es tan difícil como urgente. Y, en un mercado publicitario que no entiende –o no quiere entender- la web, lograr “hacer pasar” a los lectores online como si fueran lectores “normales” es un gesto de gran astucia (reconocido internacionalmente).

Pero Internet, repito, no puede dejar de ser interactivo.

La experiencia de consumo es clave. No puede ser lo mismo leer LUN en el sofá, en el baño, o echado hacia atrás en un asiento de la micro o de la plaza, que estar inclinado frente al computador. Es una experiencia y una disposición física y emocional completamente distinta. Una es la total distensión y la otra es una postura que te predispone al ataque, a la cacería de contenidos, que invita a involucrarse, a actuar, a participar. Y no es bueno frustrar esa disposición.

Hacer periodismo hoy es engancharse en una gran conversación con la gente. ¿Qué esperamos para entrar en ella?

5 comentarios:

Juan C. Camus dijo...

Es extraño el fenómeno de LUN, ya que es el diario que más usa la Internet para su desarrollo, pero que menos lo aprovecha para tratarlo directamente como negocio.
En presentaciones hechas por su director, ha contado cómo usan los estudios diarios de visitas para ir viendo a qué noticias darles seguimiento; su listado de notas se ordena por número de visualizaciones; su oferta publicitaria incluye la Internet, etc. Es decir, conocen la Internet y la aprovechan.
Pero se han negado hasta ahora, a subirse a la web y sólo son un medio de papel en un formato digital. Creo que debe venir algo más, me inclino a pensar que debe ser un proyecto grande, que por su tamaño cuesta mover y que por lo evolutivo de la web, hay que estar constantemente re-pensando porque se queda atrás. Pero,claramente LUN debería ser el detonante de comunidades en general (al estilo myspace.com), comercio online (al estilo ebay.com) y web 2.0 (aprovechando de incluir desde una comunidad de bloggers hasta una de música). Tiene el tráfico y el empuje de los usuarios para hacerlo.
Pierden plata cada día que no parten.
saludos, jcc

Luis Argandoña dijo...

Absolutamente de acuerdo Juan.

Eduardo dijo...

Aquí todo está condicionado por los estudios de mercado, muchas veces más hechos a la medida de los diarios de lo que uno quisiera.
La estrategia de La Tercera del fin de semana aprovechó que nuestras encuestas de lectoría no se construyen como las de otras latitudes solo a partir del "qué diario leyó ayer", también se pregunta que leyó en la semana, por ejemplo. Hace unos meses hablamos de esto en el blog de la UC, por si les interesa:
http://www.blogsuc.cl/earriagada/medios/medios-escritos-prensa/los-diarios-en-internet-la-ruta-mapochina-i/
En el caso del papel digital de LUN y La Tercera tiene que ver con la esperanza de los diarios de agregar lectores a dicha encuesta. Tengan en cuenta que la apuesta comercial de LUN es que ellos puedan "venderle" a sus avisadores que el lector de papel y el lector de la web ven los mismos avisos. Ellos quieren sumar ambos lectores para aprovechar que su versión on line tiene un segmento comercialmente más atractivo y casi tan numeroso como el papel.
El problema es que no se cree comercialmente en Internet, se prefiere que sea una simple extensión.

Luis Argandoña dijo...

Concuerdo contigo Eduardo. Pero agregaría más.

Tengo la impresión de que las distorsiones de la medición que describes, si bien comercialmente le dan un "margen de maniobra" hoy a los diarios, son un enorme riesgo.

Maquillan una realidad muy problemática y le quitan la gravedad y la urgencia. Adormecen y demoran la reacción.

La industria de las noticias se está moviendo hacia la distribución digital con una rapidez pasmosa.
Encontrar un modelo de negocios que no se base en el soporte sino en los contenidos debiera ser una prioridad máxima. Absoluta.

Por el contrario, lo que observamos es que los movimientos de los diarios en la web apuntan a sostener y reforzar la distorsión, más que a experimentar, generar sinergias y valor. Sólo sacar ventajas e ingresos de muy corto plazo.

Ojalá que no ocurra como en otros países, cuando la reacción es demasiado tardía -por las presiones de mantener los márgenes de ingreso- se opta por deteriorar el producto (cortes de staff, baja inversión en calidad y reporteo, etc).

En fin. No nos pongamos apocalípticos tampoco, pero si no despabilan ya, Google y sucedáneos van a pegar una mascada considerable en sus narices.
pd: (no pude leer el link que pusiste)

Eduardo dijo...

Lamentablemente no se como poner en blogger un link a ese viejo post, es todo lo que viene pero en una línea:
http://www.blogsuc.cl/
earriagada/medios/
medios-escritos-prensa/
los-diarios-en-internet-
la-ruta-mapochina-i/