11 de marzo de 2007

CUESTIONAR ES UN ASUNTO DE SOBREVIVENCIA

Uno puede decir de La Tercera que ahorra demasiado en correctores de prueba, y que muchas veces lleva demasiado lejos el periodismo de tesis y especulación. Sin embargo, es imposible desconocerle una virtud: su saludable escepticismo frente a los datos y las fuentes. Lo valoro no por la “correcta” aplicación del manual periodístico –que me da lo mismo-, sino como una visión editorial que le permite diferenciarse exitosamente de la competencia: el único camino viable en el entorno medial saturado en que vivimos. La semana que recién pasó, con un par de ejemplos, demostró que es una virtud que la mayoría de los otros medios –lamentablemente- no comparte. La encuesta Adimark y el efecto del Transantiago Si ud se informó del estudio en cualquier otro canal o diario, entonces ud. se quedó con que el Transantiago desplomó la popularidad de Bachelet: 12 puntos de caída en Stgo. (Le pasó a Enrique Correa, en La Segunda). Eso decía el reporte de Adimark y fue lo que repitieron bovinamente todos los medios. LT fue el único diario que miró los gráficos y, viendo que había algo extraño, cuestionó los datos. Hizo las preguntas adecuadas. Sólo gracias a eso, sus lectores se enteraron de que la noticia era más impresionante y era exactamente la opuesta: el Transantiago –al menos hasta ahora- NO afectó la adhesión a la Bachelet. La caída se produjo, pero ocurrió un mes antes, en Enero. Piñera en el ranking de la Revista Forbes Esto es mucho menos grave, pero repite el patrón. La revista Forbes tiene una gran marca, pero su mentado ranking no ha sido nunca un ejemplo de rigurosidad. Año a año dispara un montón de imprecisiones, pero a nadie le importa, porque al igual que en TV y Novelas, lo importante son los personajes y no la verificación de los datos. Bueno, creo que debería importar. Todos reportaron tal cual lo que Forbes dijo: que en Chile sólo Angelini, Matte y ahora Piñera, tienen más de US$ mil millones. Menos La Tercera, que cuestionó la fuente apuntando algo fácil de intuir: en Chile los “felices afortunados” son más que tres. Faltaban Paulmann, los Luksic y las hermanas Solari. Es claro. Cuestionar y diferenciarse: vía ineludible para ser competitivo. ::::::::::: ACTUALIZACIÓN: Suplementos de Reportajes (22:32pm) Lamentablemente para El Mercurio, LT sigue ganando en diferenciación: Entrevistas a Bachelet en su aniversario La de Patricia Mayorga en EM, simplemente deplorable (no es culpa de ella, en todo caso). Perfectamente podría haber sido hecha –y publicada- hace un año, y nadie se habría dado cuenta. Cero aporte, cero noticia. ¡Ni siquiera se menciona la palabra Transantiago! Impresentable. La de Claudia Álamo en LT fue todo lo contrario. Muy contingente y muy noticiosa. No le regaló ni una sola pregunta, y la puso contra las cuerdas en todos los temas duros, incluyendo Lagos, Transantiago y su privilegiado hijo, don Sebastián Dávalos. Se vio una diferencia realmente marcada. El tema de por qué Bachelet le dio la entrevista a LT y no a EM, da para una entrada completa. De todas maneras, si no tenían la entrevista, en vez de parchar con una mala, El Mercurio a mi juicio debió haberse jugado a diferenciarse con una nota potente. Mucho mejor que salir a competir con un caballo cojo. "Poco conservador"* Tan impresentable como la entrevista a Bachelet es el artículo de EM sobre “La desconocida vida del hombre que acusa un millonario chantaje”. Embola la perdiz con datos muy a cuento: el sr. Conservador toca piano, gusta de la opera, los cruceros y la natación, es caballeroso con las mujeres y tiene un perro llamado Zar.
Sólo olvidaron un pequeño detalle: decir que es un ca-ra-de-ra-ja, con todas sus sílabas. Cero cuestionamiento. ¡Cero! No se les habría olvidado si hubiesen enfocado como Lorena Rubio y Matías Broschek en La Tercera. Ellos probaron un caso de nepotismo monumental y privilegios injustificables (¿era tan difícil ver que es el tema del momento?). Apuntaron a su lobby incompatible para conseguir el cargo y a sus visitas privadas a los Supremos para “informarles” de su triste caso. Eso, por no mencionar el detalle de los obscenos beneficios de su cargo. Leer los dos artículos en paralelo -como hace más gente de la que se imaginan-, es una experiencia dolorosa. Sinceramente. El nuevo editor en El Mercurio tiene una tarea dura. Dura y muy urgente. * Gran titular de La Nación Domingo.

10 comentarios:

Javier Orteag dijo...

Felicitaciones, Argangol, me estoy haciendo hincha de tu blog.

Glock dijo...

Sólidos los comentarios. El domingo fue una jornada calamitosa para el decano.

Roberto Carreño dijo...

No puedo estar más de acuerdo. Aquí claramente hay documentación y crítica en lo que dices, algo que no es tan usual en los medios de comunicación.
Pero de todas maneras me gustaría decir que no toda La Tercera funciona como sus titulares, y no todos en El Mercurio son tan poco esforzados en sus investigaciones. Mi experiencia en Espectáculos me lo dice.

Sigo atento.

Tomás H. dijo...

es verdad, el mercurio tiene mucho que hacer.
muy bueno el blog, saludos

socióblogo dijo...

No creo que el manejo de cifras en LT se merezca muchos halagos; es frecuente encontrar errores o manipulaciones varias.
No quiero aprovechar el comentario para hacerme publicidad gratuita, pero escribí un post en el Teléfono Rojo sobre uno de esos errores y creo que se podría mantener un blog actualizado sólo con comentarios sobre las estadísticas en los diarios.

Glock dijo...

¡Tremenda idea! Ya era hora de hacer algo como Malaprensa en Chile. Me apunto para colaborar con el que quiera lanzarlo.

Ana dijo...

Ojo también con el tratamiento que se da al tema del "conservador" en La Tercera.. ahi hay un tema de intereses claro.

KarLo dijo...

Vaya...vaya
voy a leer con otros ojos, de ahora en adelante, a la Tercera.

saludos cordiales
atte Karlo

Luis Argandoña dijo...

Muchas gracias por los comentarios.

En todo caso, no quise decir que La Tercera es siempre así de rigurosa -para nada. Sólo que probablemente tantos años con la muletilla de "las claves detrás de..." dejaron su huella, y se percibe una intención más persistente por querer ver bajo el agua. Eso no significa siempre rigurosidad.

Socióblogo, muy interesante tu artículo en Telefono Rojo (en todo caso, no me parece un error: es sólo una manera "poco delicada" de dirigir la interpretación).

Glock, parte tú mismo con la idea!

Ana, ¿qué sugieres?
Saludos,

Interiorbruto dijo...

Tienes toda la razón respecto a la cobertura de EM y LT. Yo leo los dos diarios el domingo y creo lo mismo que tú con respecto a las entrevista a la señora.

Eduardo Sepúlveda tiene una labor mayor con respecto al estilo mercurial, que ha hecho que el diario últimamente parezca un membrillo colegial.

Bueno el blog, ya está en mis favoritos.